Una cita conmigo

De vez en cuando hay fines de semana únicos, diferentes, alegres, llenos de vida, locura, diversión, desenfreno…

No es cuestión de poder o tener, sino de permitirnos a nosotros mismos el echo de estar bien y felices con nuestra propia compañía

Por ejemplo un Sábado medio día, solo llegar al centro de Barcelona comienzo a tener una ligera sensación, ya te sientes la persona más bonita y especial del globo terráqueo, no existe nada ni nadié que pueda opacar tu luz en ese momento.

Entre tienda y tienda encuentro el vestido perfecto. Ese que dejará lucir sin pena pero con mucha gloria centímetro a centímetro una que otra extremidad. Elegante, actual, sensual,

ha sido amor a primera vista.

Tengo una cita romántica conmigo,

zapatos cómodos, mi pelo en orden y mis uñas también.

Mesa reservada para mi,

de cenar lo que diga el chef, me dejaré llevar.

Tartar de atún, ceviche con mango y algo más. Lo que no puedo olvidar es que mi copa de vino blanco no paraba de estar llena, el vino no se acababa nunca. El camarero me asegura con una sonrisa taciturna que es cortesía de la casa,

pues me dejó querer.

Las miradas de mi alrededor me acaparaban en ciertos momentos de tan espléndida velada.

Es como si fuese una especie en extinción, todos están sorprendidos de ver una chica cenando sola, de fiesta y encima con un libro en la mesa. No se quién es más raro si ellos o yo.

Después de los postres unos chupitos de hierbas.

Ya lista para pagar se acerca a la mesa la encargada del restaurante y del hotel, ella me recuerda que la vida es más placentera si compartimos con los demás, se acuerdan de mi, no es la primera vez que estoy por esas tierras.

Me esperan en el pub subterráneo del hotel

Un mojito de bienvenida, dos fotos con unas chicas francesas, creo que ya todos son mis amigos, como cosa rara no he tardado mucho en puntualizar que están invitados a mi casa, para variar

De repente estoy hablando con un islandés, una sueca y los empleados del restaurante que han bajado en modo ritual para festejar.

No se como, ni de donde han salido pero ya somos un grupo grande.

Cócteles van y vienen como sino hubiese un mañana, evidentemente son “cortesía de la casa”.

Bailamos, saltamos, euforia

van pasando los minutos pero nuestra conexión ya es fraternal, las anécdotas flotan con cada calada y los romances pasajeros empiezan a estar a flor de piel. Tema censurado, no importa ni interesa si existen lazos amorosos por cuenta de cada uno de nosotros

en ese instante somos espíritus libres, almas puras, seres de luz

Todo se vale

Tabaco, ron, feromonas en el aire

Afrodita inunda el espacio vital e inquebrantable de los que allí estamos profesando la dicha de poder compartir nuestro tiempo.

El último brindis de la noche culmina en una exhalación profunda, mística de las animas.

Al final de todo lo único valioso que podemos tener es el tiempo.

Necios los que se empeñan en vetar y adoctrinar cualquier expresión de AMOR.

🌸MundiPra🌸

3 comentarios en “Una cita conmigo

  1. Rico muñequita tener empezar con un tiempo para norotr@ y terminal comprar tiendo el tiempo con lo mejor de la vida. * “Lo que no se planea “😘

    Me gusta

  2. el tiempo no se detiene por nada ni nadie guapa me encanta que siempre vivas tu vida al maximo con tu propio yo interno asi es vivir sin esperar nada a cambio

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s