En el ocaso

Como una pequeña nube que en el ocaso ondea, así van sus caderas, es ritmo, es lírica, es pasión

es deseo, es alegría, es desenfreno, es el éxtasis de sus movimientos y lo siente, lo huele y lo

deja derretirse entre sus piernas; se derriten, se deslizan, se deshielan y sueltan una sonrisa. Se

tocan y se acarician son como ninfas.

Temen al olvido, temen a la distancia pero no temen al ruido de sus órganos secretores

dejándose llevar y liberando emociones.

Corren, arden, se alejan. Suben al cielo como átomos gaseosos y vuelven a bajar con la

corriente fresca de sus manos

Hilos de colores mezquinos untan sus pechos, su tibia espiral de emociones bandida

Sus pupilas navegan cómo serpientes marinas

Se deboran, se contemplaban, se fusionan sus elementos, sus perfumes es la divina armonía de

la vida, el ser, la aventura y el placer. Anhelan la brisa matutina de sus siluetas desnudas e

intangibles merodeando en su lecho de goce el tenue parpadear de su algarabía.

🌸MundiPra🌸

Faro port de la selva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s